TRATAMIENTOS TÉRMICOS




CEMENTACIÓN

Proceso termoquímico, durante el cual se produce una capa superficial de carburos que una vez templados adquieren una dureza muy alta, manteniéndose el núcleo de a pieza con la dureza natural que daría el material de base con el mismo temple. Regulando el tiempo se puede lograr en la práctica hasta de 2mm de capa dura. Dado que es un proceso que se hace a una temperatura relativamente alta (930°C) es necesario proveer la posibilidad de deformaciones durante el temple y estudiar el diseño y las sobre medidas necesarias en cada caso.

NORMALIZADO

Confundido por muchas personas con el recocido, el normalizado resulta de un calentamiento similar al necesario para el temple pero luego enfriado al aire tranquilo. Se usa generalmente para homogeneizar estructuras de colada, afinar el grano y mejorar las condiciones de maquinabilidad, también como preparación previa a otros tratamientos.

TEMPLE Y REVENIDO

Es el proceso necesario para dar a los aceros la dureza posible según su composición química. En la primera etapa del temple, se logra la máxima dureza posible según el acero y en el revenido, se va reduciendo esa dureza para lograr las características deseables de dureza, tenacidad o elasticidad.

En el temple, se lleva el acero a una temperatura de entre 800 1000°C según su composición química, se mantiene esa temperatura un lapso que depende del tipo de acero y del tamaño de la pieza, y luego se somete la pieza a un enfriamiento controlado, ya sea en un baño de aceite, de agua o al aire forzado, dependiendo la elección del enfriamiento de las características propias del acero.

Si el temple es completo, las piezas quedan con una máxima dureza posible para ese acero, y deben ser sometidas en breve lapso a un revenido de eliminación de tenciones seguido del revenido destinado a reducir la dureza a los valores deseados.

Se entiende por revenido a un calentamiento a temperaturas entre 200 y 500°C. Dada la baja temperatura es en general admisible prescindir de una atmosfera protectora aunque puede usarse para casos especiales. El no uso de la atmosfera es muy práctico porque para llegar a la dureza deseada suele ser necesario tomar muestras a medida que va subiendo temperatura, y esa maniobra sería muy difícil si se usara atmosfera protectora.